Tijuana: 29 años en el corazón de las migraciones

El 24 de abril se celebró en México el aniversario de la Casa del Migrante, que alberga todos los días cerca de 150 desesperada

Tijuana: cuál scalabriniano no ha escuchado por lo menos una vez el nombre de esta realidad? O tal vez, se ha encontrado alguna vez con alguna imagen o algún programa especial de los medios de comunicación ilustrando este punto de encuentro de tantas vías de emigración hacia los Estados Unidos, con el famoso muro de metal, alambre espinado, barras de hierro, en parte adornado por tantas cruces que recuerdan los que perdieron la vida en su intento, que se ha hecho tristemente famoso a lo largo del tiempo?

A lo largo de este nuevo muro, que cubre gran parte de la frontera entre México y Estados Unidos de América, hasta hace algunos años se destrozaban los sueños de muchos migrantes que, después de haber enfrentado miles de peripecias atravesando el desierto a pie, o después de haber desafiado el peligro de las bandas organizadas dispuestas a todo con tal de lucrarse a merced de estos desesperados, (aunque, en realidad, el fenómeno continúa en menores proporciones) hoy se está verificando un recorrido inverso.

Un recorrido inverso

Ya no son los migrantes en busca del sueño americano quienes son recibidos y asistidos en la Casa del Migrante.; ahora más del 90 % de quienes golpean diariamente las puertas de la Casa Scalabrini son deportados. Muchos de ellos han vivido en Estados Unidos casi toda su vida, pero fue suficiente una pequeña infracción de tránsito o cualquier otro incidente menor para que las autoridades descubrieran su condición clandestina y, aunque de su país de origen, poco o nada conocen, porque fueron llevados a los Estados Unidos cuando eran niños, no importa! Eres un clandestino y la suerte está echada.

En muchos casos, antes de ser enviados a la parte sur del famoso muro, que alguien por ahí quiere elevar aún más, los migrantes son recluidos en los famosos centros de detención y solamente después de 2, 3 o más años son finalmente entregados a las autoridades mexicanas.

El vigésimo noveno aniversario

Es así entonces como cada día llegan a la Casa Del Migrante Scalabrini de Tijuana entre 120 y 150 desesperados. El director, el P. Patrick Murphy, con la colaboración de un buen grupo de voluntarios, continúa el trabajo de hospitalidad, escucha, y respuesta a las necesidades inmediatas ya iniciado en 1987. Una labor continua, de día y de noche, hecho posible gracias a la generosidad e tantas personas que ofrecen su ayuda en diferentes maneras.

El domingo pasado (24 de abril) se celebró el vigésimo noveno aniversario de fundación. Para la ocasión se hizo presente también el Arzobispo de Tijuana, Mons. Rafael Muñoz, quien presidió la solemne Eucaristía en la adyacente parroquia San Felipe de Jesús, administrada también por los scalabrinianos y de la cual es vicario el P. Lupito (José Guadalupe Hernández). La subsiguiente fiesta fue un momento para compartir con los voluntarios, colaboradores y con los mismos migrantes la historia de esta obra extraordinaria, tratando de intuir el futuro, lleno de provocaciones y de una actualidad extraordinaria.

Padre Gildo Baggio